WASP-12b está siendo tragado por su sol

Por: Ariel Palazzesi

WASP-12b, un exoplaneta que orbita la estrella WASP-12, situada a unos 867 años luz de la Tierra, está siendo destruido por ella. Este gigante gaseoso, que posee una masa mayor a la de Júpiter, gira tan rápido alrededor de su sol que su año dura solo 26 horas. Esto se debe a que está muy cerca de la estrella, y esto lo está aniquilando. En efecto, la gravedad y el calor lo deforman tanto que parece un balón de rugby, y pierde unos 189 millones de millones de toneladas de su recalentada atmósfera cada año. ¿Cuánto tiempo resistirá el planeta antes de ser destruido?

Hemos sido afortunados. A pesar de lo breve -a escala cósmica- de nuestra existencia como raza, hemos encontrado un sistema estelar en el que un gigantesco planeta similar a Júpiter está siendo destruido por su estrella. El planeta en cuestión es WASP-12b, uno de los mas enigmáticos de los casi 400 que los astrónomos han descubierto fuera de nuestro sistema solar. El descubrimiento, tal como explican los autores del mismo en la revista Nature, explicaría la extraña forma que posee este globo de gas en su parte superior. El hallazgo posee un gran valor científico, ya que permitirá a los especialistas supervisar el proceso de la muerte del planeta.

WASP-12b pierde seis millones de toneladas de su masa por segundo.

El estudio fue dirigido por Shu-Li, del National Astronomical Observatories de China, y contó con la colaboración de investigadores de los Estados Unidos. Descubierto en 2008, WASP-12b es el planeta más caliente que se conoce. Su superficie tiene una temperatura cercana a los 2500 ° C. Una de las razones de que el planeta sea un infierno es que describe su órbita a una distancia muy pequeña -menos del 2% de la que separa la Tierra del Sol- alrededor de la estrella WASP-12. El planeta tiene un 50% más masa y un tamaño un 80% mayor que nuestro Júpiter, y según Shu-Li, “las fuerzas de marea causadas por la atracción de la estrella son la causa del enorme tamaño del planeta.” En efecto, así como en la Tierra la interacción entre nuestro planeta y la luna causa las mareas que alteran el nivel del mar, en WASP-12b la proximidad entre el planeta y la estrella originan enormes fuerzas que distorsionan su forma y le proporcionan una forma similar a un balón de rugby. Esta deformación genera fricciones en su interior, las fricciones generan calor y este, finalmente, produce la expansión del planeta. Tanto se ha dilatado, dice  Shu-Li, que “ya no es capaz de contener su propia masa en contra de la atracción estrella.”

Cada segundo que pasa, WASP-12b pierde seis millones de toneladas de su masa. Si el proceso continua a este ritmo, toda la masa del planeta habrá desaparecido en unos diez millones de años. Casi todo el material que se desprende del planeta acaba en la estrella rápidamente, pero una pequeña parte de la masa va creando un disco que se precipita hacia WASP-12 describiendo una lenta trayectoria en espiral. Si bien 10 millones de años puede parecer mucho tiempo, cuando pensamos que la Tierra se formó hace unos 4550 millones, nos damos cuenta que este exoplaneta está en los últimos instantes de su existencia. Y nosotros -la raza humana- estamos aquí para verlo.

Extraido de NeoTeo