Por: Max Ferzzola

Puede que hace miles de millones de años nuestro sistema solar estuviese habitado por un planeta hoy perdido. Ese planeta, que hoy solo es una hipótesis, podría haber creado a la Luna cuando supuestamente colisionó contra la Tierra. Demasiados supuestos, demasiadas hipótesis, es cierto. Pero pronto podrían dejar de serlo, y transformarse en una verdad absoluta. Al menos si las sondas STEREO llegan a los Puntos de Lagrange y encuentran alguna evidencia. ¿Encontraremos a nuestro hermano perdido?

Existe la hipótesis de que alguna vez, hace 4.5 mil millones de años, nuestro sistema solar contenía otro planeta, hoy perdido. Ese planeta, si es que existió, se llamó Theia y puede haber sido el responsable de crear nuestra Luna. “Es un mundo hipotético.”, dijo Mike Kaiser, un científico de la NASA. “Nunca lo hemos visto, pero algunos investigadores creen que existió hace 4.5 mil millones de años, y que colisionó con la Tierra, formando así la Luna.” La pregunta es: ¿Existió ese planeta? ¿Cómo podemos averiguarlo? Para eso, la NASA ha aprovechado dos sondas, que están flanqueando el Sol, y las ha enviado a explorar puntos específicos de nuestro sistema solar, en busca de cualquier indicio de este supuesto planeta perdido.

Recreación artística de la supuesta colisión

De haber existido, se cree que Theia ha de haber tenido el tamaño de Marte y que, al colisionar con la Tierra, los restos podrían haber creado nuestra Luna. Esta es, al menos, la hipótesis de los investigadores Edward Belbruno y Richard Gott. Y no están solos: son muchos los científicos que creen que la Luna fue formada por los escombros resultantes de un objeto que colisionó con la Tierra. De lo que no se ponen de acuerdo es si este objeto ha sido un planeta, un asteroide o qué.

Pero ese misterio podría resolverse pronto, gracias a la NASA y sus sondas STEREO, cuya misión será explorar puntos específicos en el espacio, llamados Puntos de Lagrange. Para más detalles, los Puntos de Lagrange que explorarán estas naves serán aquellos que se dan entre la gravedad de la Tierra y el Sol, y que recolectan restos de todo aquello que ande dando vueltas por sus inmediaciones. Al visitar estos puntos, las sondas STEREO podrán cazar los pedazos que hayan quedado de Theia, el planeta perdido. ¿Quieres saber más sobre los Puntos de Lagrange? Pues consulta esta animación de Space.com, donde queda abundantemente claro.

Theia vs. Tierra: La Tierra ganó

Los modelos de ordenador muestran que Theia puede haber crecido lo suficiente como para producir la Luna si se formó en los Puntos de Lagrange L4 y L5, donde el balance de las fuerzas puede haber permitido que se acumule el material suficiente.”, agregó Kaiser. “Después, Theia puede haberse movido fuera del L4 o del L5 por la creciente gravedad de planetas en desarrollo como Venus y esto puede haberlo enviado en curso de colisión con la Tierra.

Las sondas explorarán a fondo estos puntos en septiembre y octubre del año en curso, pero están entrando en esa región del espacio mientras lees este artículo. “Esto nos pone en una buena posición para buscar los sobrantes de Theia.”, dijo Kaiser. “STEREO es un observatorio solar. Las dos sondas están flanqueando el Sol por lados opuestos para ganar una visión 3D de la actividad solar. Y sucedió que estábamos pasando por el lugar de los puntos lagrangianos L4 y L5 en la ruta. Esto es puramente un bonus científico.” O sea, la NASA no envió las dos sondas, sino que gracias a una coincidencia ahora podemos saber si existió o no el tal Theia. ¿Apuestas?