Con todos los millones de dólares que se gastan anualmente para tomar fotografías del espacio y cuerpos celeste, esta noticia aparece como una de esas hermosas ironías de la vida. Cuatro estudiantes españoles montaron una especie de nave, con un globo, un sensor y una cámara fotográfica para que tome imágenes de la estratosfera terrestre. Está de más decir que lo lograron y los resultados son increíbles y verdaderamente admirables.

Estamos acostumbrados a mostrar e informar sobre fotografías del espacio y cuerpos celestes que salen millones y millones de dólares. Los sueldos de los profesionales involucrados, el mantenimiento del equipo necesario y el equipo en sí, todo cuesta una cantidad astronómica de dinero. Es por eso que nos alegra tanto traerte esta noticia, en donde cuatro estudiantes españoles tomaron fotografías del espacio utilizando no más que una cámara y un globo.

Gerard Marull Paretas, Sergi Saballs Vila, Marta¬ Gasull Morcillo y Jaume Puigmiquel Casamort son cuatro estudiantes españoles de la escuela IES La Bisbal y han logrado algo simplemente impresionante. Con la ayuda de su profesor Jordi Fanals Oriol, montaron una cámara de €60.00, sobre un globo con un sensor para captar su posición. Este globo se elevó a 30.480 metros de altura y logró tomar fotografías bastante impresionantes.

El sensor construido por los estudiantes.
Viendo el progreso del proyecto desde los ordenadores.

Según uno de los integrantes, inflaron el globo con helio y pesaba alrededor de 1500 gramos. Con este peso fue capaz de cargar con el sensor y la cámara fotográfica de 1,5kg. Mientras ganaba altura pudieron medir su trayectoria utilizando sensores que se comunicaban con Google Earth. Gerard Marull, líder del proyecto dijo: “Estábamos abrumados por los resultados, especialmente por las fotografías. Enviar nuestra nave creada a mano al borde del espacio fue increíble.

El equipo encargado del proyecto tuvo que tener muchos factores externos en cuenta la mañana del lanzamiento. Gerard cuenta que lo lanzaron a las 9.10 de la mañana y el momento crucial fue asegurarse de que el globo lograba pasar los 10.000 metros, la altura donde vuelan los aviones comerciales. Debido a los cambios de presión atmosférica se esperaba que el globo se infle a un máximo de nueve metros y medio.

Una de las fotos tomadas por los estudiantes.

Finalmente llegó a los 30.480 metros de altura y comenzó a desinflarse. Los estudiantes viajaron 10 kilómetros para encontrar el sensor que aún estaba emitiendo su señal, a pesar de haber estado expuesto a condiciones extremas.

Realmente impresionante. Si te interesa puedes dirigirte a Flickr y ver el montaje que han hecho para mostrar el resto de las fotografías tomadas. ¿Qué más se puede decir sobre esta hazaña? La NASA podrá tener sus millones y alcanzar las profundidades del espacio con su grupo de miles de científicos… pero la satisfacción que deben sentir estos cuatro estudiantes por llevar a cabo semejante tarea con tan pocos recursos, debe ser inconmensurable.