Latest Entries »

Por: Kir Ortiz

Se confirma la existencia de grandes cantidades de agua en el polo norte del satélite. Ya se había determinado que la superficie lunar contenía este líquido vital para la vida pero no se sabía en qué cantidad. Ahora podemos afirmar que hay hielo depositado en varios cráteres que podrían sumar, como mínimo, 600 toneladas métricas de agua. Las bases para la conquista de la Luna están listas. Es cuestión de tiempo que acabemos allí de forma permanente.

La sonda india Chandrayaan 1 se hizo famosa por ser la primera en descubrir agua en nuestro satélite. Además de permitir inducir la existencia de gran cantidad de ella, también se descubrió el proceso por el cuál sigue generándose el líquido elemento. Esta información no había sido concretada hasta ahora, que los científicos de la NASA han analizado los datos aportados por la sonda y han llegado a una impactante conclusión: Existen al menos 600 millones de toneladas métricas de hielo distribuidas por unos 40 cráteres situados en el polo norte de la Luna. Los diámetros de dichas formaciones oscilan entre los 2 y los 15 kilómetros y en ellos se encuentra el agua congelada que tanto tiempo llevan buscando los científicos.

Mapa de los cráteres con el hielo en su interior, todos en el polo norte lunar

Paul Spudis, investigador principal del radar MiniSAR, el instrumento clave que
transportaba la nave india para dar con el agua, se mostraba muy contento con el hallazgo. «El cuadro que aparece tras múltiples medidas y tomas de datos de los instrumentos de las misiones lunares indica que la creación, migración, deposición y retención de agua es algo que está ocurriendo en la Luna».

Y concluye con una esperanzadora idea. «Los nuevos descubrimientos muestran que la Luna es un destino mucho más interesante desde el punto de vista científico, de exploración y como destino operativo de lo que se había creído hasta ahora».

El agua encontrada permitirá grandes misiones en la Luna

El hecho de que exista agua en la Luna no es tan importante como que se halle en cantidad suficiente como para dar abasto a gran número de personas. Hace pocos meses se sabía que la superficie del satélite contenía agua pero apenas en cantidades significativas aunque se esperaba que hubiera mucha más cantidad. Una vez estudiados los datos, pueden afirmar que en esos 40 cráteres se encuentran toneladas y toneladas de hielo, listo para ser aprovechado por las futuras misiones de investigación y, quien sabe, por las próximas generaciones de colonos espaciales.

Extraido de NeoTeo

WASP-12b está siendo tragado por su sol

Por: Ariel Palazzesi

WASP-12b, un exoplaneta que orbita la estrella WASP-12, situada a unos 867 años luz de la Tierra, está siendo destruido por ella. Este gigante gaseoso, que posee una masa mayor a la de Júpiter, gira tan rápido alrededor de su sol que su año dura solo 26 horas. Esto se debe a que está muy cerca de la estrella, y esto lo está aniquilando. En efecto, la gravedad y el calor lo deforman tanto que parece un balón de rugby, y pierde unos 189 millones de millones de toneladas de su recalentada atmósfera cada año. ¿Cuánto tiempo resistirá el planeta antes de ser destruido?

Hemos sido afortunados. A pesar de lo breve -a escala cósmica- de nuestra existencia como raza, hemos encontrado un sistema estelar en el que un gigantesco planeta similar a Júpiter está siendo destruido por su estrella. El planeta en cuestión es WASP-12b, uno de los mas enigmáticos de los casi 400 que los astrónomos han descubierto fuera de nuestro sistema solar. El descubrimiento, tal como explican los autores del mismo en la revista Nature, explicaría la extraña forma que posee este globo de gas en su parte superior. El hallazgo posee un gran valor científico, ya que permitirá a los especialistas supervisar el proceso de la muerte del planeta.

WASP-12b pierde seis millones de toneladas de su masa por segundo.

El estudio fue dirigido por Shu-Li, del National Astronomical Observatories de China, y contó con la colaboración de investigadores de los Estados Unidos. Descubierto en 2008, WASP-12b es el planeta más caliente que se conoce. Su superficie tiene una temperatura cercana a los 2500 ° C. Una de las razones de que el planeta sea un infierno es que describe su órbita a una distancia muy pequeña -menos del 2% de la que separa la Tierra del Sol- alrededor de la estrella WASP-12. El planeta tiene un 50% más masa y un tamaño un 80% mayor que nuestro Júpiter, y según Shu-Li, “las fuerzas de marea causadas por la atracción de la estrella son la causa del enorme tamaño del planeta.” En efecto, así como en la Tierra la interacción entre nuestro planeta y la luna causa las mareas que alteran el nivel del mar, en WASP-12b la proximidad entre el planeta y la estrella originan enormes fuerzas que distorsionan su forma y le proporcionan una forma similar a un balón de rugby. Esta deformación genera fricciones en su interior, las fricciones generan calor y este, finalmente, produce la expansión del planeta. Tanto se ha dilatado, dice  Shu-Li, que “ya no es capaz de contener su propia masa en contra de la atracción estrella.”

Cada segundo que pasa, WASP-12b pierde seis millones de toneladas de su masa. Si el proceso continua a este ritmo, toda la masa del planeta habrá desaparecido en unos diez millones de años. Casi todo el material que se desprende del planeta acaba en la estrella rápidamente, pero una pequeña parte de la masa va creando un disco que se precipita hacia WASP-12 describiendo una lenta trayectoria en espiral. Si bien 10 millones de años puede parecer mucho tiempo, cuando pensamos que la Tierra se formó hace unos 4550 millones, nos damos cuenta que este exoplaneta está en los últimos instantes de su existencia. Y nosotros -la raza humana- estamos aquí para verlo.

Extraido de NeoTeo

Los 3 proyectos espaciales de la ESA

Por: Kir Ortiz

Detectar energía oscura, observar el Sol y buscar planetas habitables. Estos son los tres sueños que la Agencia Espacial Europea pretende convertir en realidad pronto. Cada uno de ellos, bautizado con un sugerente nombre, intentará ampliar el conocimiento científico sobre el cosmos, sus orígenes y sus posibilidades de vida. El viejo continente no quiere quedarse atrás en la carrera espacial y ofrece sus recursos para alcanzar al menos dos de estas tres posibles misiones ¿Cuáles te parecen a tí más interesantes para escoger si tuvieras que descartar una de ellas?

No sólo de misiones espaciales de la NASA vive el hombre. Los europeos también quieren contribuir a responder las viejas y fascinantes preguntas que todos nos hacemos. Para ello, El Comité para el Programa Científico (SPC) de la ESA aprobó el 18 de febrero los proyectos ‘Euclid’, ‘Solar Orbiter’ y ‘PLAnetary Transits and Oscillations of stars(PLATO) para pasar a la fase de definición y decidir qué dos misiones serán finalmente implementadas.

Estas tres misiones son las finalistas de un total de 52 propuestas presentadas hasta 2007, que se redujeron a seis en 2008 y, una vez revisadas por la industria aeroespacial, ahora han quedado la mitad. “Ha sido un proceso de selección muy difícil. Todas las misiones contenían unas propuestas científicas muy potentes”, explica Lennart Nordh, miembro de la Comisión Nacional Sueca para el Espacio y presidente del SPC. La decisión final se tomará una vez que terminen las actividades de la fase de definición, lo que está previsto suceda a mediados de 2011.

La agencia espacial europea lanzará dos importantes misiones en 2017

Euclid (Euclides) se encargará de cartografíar las galaxias y su distribución por el Universo, con la intención de desvelar el misterio de la energía y materia oscura, esos escurridizos constructos teóricos que no pueden ser vistos ni tocados ni medidos, y sin embargo, pueden tener un valor fundamental para entender cómo es realmente la estructura del cosmos y todo lo que existe en él. Estos dos entes “oscuros” no se pueden observar pero sus efectos sobre la materia sí, por tanto, una investigación exhaustiva sobre la ubicación de los cuerpos celestes y su velocidad podría explicar definitivamente como funcionan las cosas. Dispone de un telescopio Korsh de 1.2 metros y también detecta infrarrojos de campo cercano. Su vida útil se planea para 5 años.

Euclid se encargará de cartografíar el universo en busca de energía y materia oscura

Solar Orbiter (Orbitador Solar) observará nuestro Sol acercándose todo lo que permite la tecnología actual, hasta una distancia de tan sólo 62 radios solares, recórd absoluto de cercanía. Esta misión proporcionará nuevos datos e imágenes de una resolución sin precedentes, incluidas las vistas de las regiones polares del Sol y de su cara opuesta, que no es visible desde la Tierra. Será capaz de captar tanto luz visible como rayos ultravioleta extremos y rayos X. Su vida se estima en 6 años de funcionamiento. Solar Orbiter coordinará su misión científica con la NASA (Solar Probe Plus) dentro del programa HELEX  para optimizar el envío de los máximos datos científicos posibles que ayuden a comprender el funcionamiento de nuestra estrella.

Solar Orbiter se acercará al Sol hasta quemarse las pestañas para fotografiar sus recónditos secretos

PLATO (Platón) tratará de responder a una de las cuestiones más antiguas de la ciencia: la existencia de planetas habitables que giran alrededor de estrellas diferentes al Sol. Para ello buscará planetas de características similares a las de la Tierra en la zona habitable de las estrellas, los conocidos como “Análogos Terrestres”. Además, PLATO estudiará el interior de estas estrellas analizando las emisiones gaseosas que emanan de sus superficies. Detectará sólo la luz visible pero su conjunto de lentes alcanzará una precisión del 1% en el cálculo de la masa y el radio de los planetas observados. Su vida también alcanzará los 6 años.

PLATO buscará planetas parecidos a la Tierra

De estas tres finalistas, sólo pueden quedar dos misiones definitivas, que serán lanzadas en el año 2017 ¿Cuales te parecen más interesantes para gastarse el dinero del contribuyente? ¿Descartamos la búsqueda de planetas habitables, si total no vamos a encontrar nada más grande que una bacteria(¿o sí?)? ¿Descabalgamos el estudio de la energía y materia oscura, si de todas formas tampoco nos va a permitir realizar grandes aprovechamientos prácticos (¿o sí?) ? ¿Olvidamos la misión hasta el Sol si de todos modos unas fotos de alta resolución no solventarán el problema del calentamiento global(¿o sí?) ? ¿Cuál eliminamos?.

Extraido de: NeoTeo

3D Sun: El Sol en tu iPhone

3D Sun: El Sol en tu iPhone

Por: Lisandro Pardo

Diferentes clases de software nos han permitido explorar el espacio sin siquiera ver a través de un telescopio. Por supuesto, la astronomía “artesanal” tiene un sabor completamente diferente, pero hay cosas que la tecnología nos permite observar muy de cerca cuando en realidad son invisibles a nuestros ojos. Una de ellas es nuestra estrella madre, el Sol. Gracias a una aplicación desarrollada por la NASA, aquellos que posean un iPhone podrán vigilar el comportamiento del Sol, observar sus cambios, e incluso recibir una alerta cuando hay una erupción.

Cuando se habla del espacio, en muchas ocasiones se lo hace teniendo en la mente a estrellas diferentes, galaxias lejanas, el capitán Kirk, Darth Vader, o cualquier referencia de ciencia ficción que se les ocurra. Por otro lado, nuestro sistema solar suele ser ignorado más de lo que debería, salvo tal vez por el inquebrantable interés de llegar a Marte. A pesar de su importancia crítica, el Sol es probablemente el que más desdén recibe de todos los integrantes del sistema. Observarlo a simple vista implica un riesgo de salud, sin mencionar el calor, las sequías, la pérdida de cosechas y otras tantas calamidades de las cuales la gente insiste en hacerlo responsable. Por supuesto, los astrónomos van mucho más allá de ese detalle, y lo estudian de diferentes formas. Ahora, gracias a una aplicación desarrollada por la NASA, la gente podrá observar al Sol de forma diferente, comprender su comportamiento, detectar sus cambios, e incluso saber cuando está de mal humor.

La aplicación permite seguir manchas solares, recibir noticias y alertas de erupciones

La aplicación lleva el nombre de 3D Sun, y fue desarrollada para el iPhone de Apple. De acuerdo a Dick Fisher, Director de la División de Heliofísica de la NASA, por primera vez se puede monitorear al Sol como una esfera tridimensional que “vive y respira”. Las imágenes recibidas por la aplicación llegan casi en tiempo real a los móviles gracias a las dos naves de la misión STEREO que combinadas pueden cubrir hasta un 87 por ciento de la superficie solar. Los telescopios a bordo de las dos naves vigilan al sol en el extremo ultravioleta del espectro. En esa región del espectro es en donde se pueden detectar todas las variaciones del Sol, incluyendo las manchas y las erupciones solares. La aplicación puede emitir una alerta sonora en el momento en que es detectada una erupción.

La próxima versión del programa permitirá observar diferentes longitudes de onda

Sin embargo, las erupciones no son lo único que puede mostrar la aplicación. Por ejemplo, también puede entregar información sobre eventos como por ejemplo el choque del cometa en enero pasado. La aplicación puede ser descargada sin costo alguno desde el App Store. Apenas estamos frente a la primera versión de la aplicación, pero en el futuro la versión 2 contará con imágenes de mayor resolución, y la exploración de múltiples longitudes de onda. 3D Sun ofrece una forma de explorar a nuestra estrella como nunca antes, y gracias a la tecnología actual, las imágenes provienen desde las naves STEREO, directamente a tu iPhone.

Origen de la Noticia: NeoTeo

WISE muestra sus primeras imágenes del espacio

Por: Kir Ortiz

La flamante sonda espacial WISE ha enviado miles de espectaculares fotos del espacio que la NASA está procesando y preparando para su investigación. Las primeras que han sido exhibidas nos muestran un universo espectacular, con un detalle impresionante y una belleza sobrecogedora. La misión está siendo un rotundo éxito y estos resultados iniciales prometen grandes satisfacciones a los astrónomos. Y eso que sólo lleva un mes en órbita.

El telescopio espacial WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer) de la NASA partió el 14 de Enero de 2010 y en apenas un mes que lleva trabajando, ya ha enviado a sus creadores 250.000 fotos que inmortalizan objetos siderales, cometas y estrellas escurridizas y ocultas en los confines del Universo. De esta primera remesa de postales cósmicas, la Agencia Espacial Americana ha procesado unas cuantas que, por su particular belleza, merecen ser expuestas al mundo para su asombro y deleite.

Los científicos hablan de un éxito rotundo de la misión. “WISE ha funcionado de manera fabulosa“, declaró Ed Weiler, administrador adjunto del Directorio de Misiones Científicas de la NASA en Washington. “Estas primeras fotografías están demostrando que la misión secundaria de la sonda de ubicar asteroides, cometas y otros objetos estelares será tan importante como observar todo el cielo bajo luz infrarroja“, agregó.

La enorme Andrómeda muestra su poderío
El cometa Sinding Spring cazado

Entre las fotografías iniciales encontramos impactantes instantáneas de un cometa llamado Siding Spring. Este bólido sideral arroja polvo que brilla con luz infrarroja, visible a WISE. La cola del cometa, que se extiende alrededor de 16 millones de kilómetros, aparece como una densa raya de color naranja. Otra imagen muestra una estrella brillante y la nerviosa región de formación estelar llamada NGC 3603, situada a 20.000 años luz de distancia en el brazo espiral Carina de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Esta formación estelar está generando lotes de nuevas estrellas, algunas de las cuales son monstruosamente grandes y más calientes que el sol.

Las estrellas calientan las nubes de polvo que las rodean, haciendo que brillen en longitudes de onda infrarrojas, perfecto para que el WISE la capte y la convierta en información visual aprovechable para los ojos humanos. Otra fotografía de WISE es todavía más lejana y muestra un grupo de centenares de galaxias llamado “Conjunto Fornax“, a 60 millones de años luz. La clásica Andrómeda también ha sido fotografiada y puesta a disposición de los observadores para que admiren sus majestuosas líneas.

Fornax: la fábrica de soles
Cúmulo de estrellas NGC 3603

Todas estas fotografías nos cuentan una historia sobre nuestro origen en el polvo cósmico y nuestro destino“, manifestó Peter Eisenhardt, científico del proyecto WISE en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA. Según el experto, en estos momentos la sonda WISE está observando cometas y asteroides rocosos que constituyen una pista sobre la evolución del sistema solar. Con WISE “podemos ubicar miles de sistemas solares moribundos o en formación en toda la galaxia. Podemos ver la forma en que se están formando las estrellas y conjuntos de otras constelaciones a millones de años luz” de la Tierra, detalló.

Una nueva perspectiva de la galaxia
Andrómeda parece que arde

Pero todo lo que brilla con intensidad termina con rapidez y la sonda WISE deberá terminar su misión en octubre de este año cuando se agote el congelante que necesitan sus instrumentos para funcionar. “Estamos recibiendo caramelos del cielo, para todos los gustos“, expresó entusiasmado Edward Right, científico de la Universidad de California y uno de los principales investigadores de la misión. Y no es para menos. Estas fotos representan una espectacular forma de ver el espacio, gracias a los infrarrojos y a la sonda WISE que es capaz de procesarlos.

Enlaces

Fuente: NeoTeo

SDO: Con los ojos al sol

SDO: Con los ojos al sol

Por: Mario Sacco

Desde hace algunos años, una idea que se contradice con las históricas y tradicionales enseñanzas perturba a muchos científicos, en especial a los climatólogos. “El sol es una estrella variable y conocer esta variabilidad es crucial para nuestro actual sistema de vida”. El pasado 22 de enero, el Sol comenzó una actividad que los científicos aseguran no presagia nada bueno para un mundo cada vez más dependiente de la navegación por satélite. En sólo dos horas se produjeron más eventos de llamaradas solares que en todo 2009. Sin dudas, un dato preocupante que el SDO tratará de ayudarnos a develar. ¿Qué es el SDO? Entérate en este imperdible artículo sobre la nave espacial que enviará 1.5 Terabytes de información diaria hacia la Tierra.

Modernos telescopios orbitales y naves espaciales específicamente preparadas han penetrado el cegador brillo del Sol y se han encontrado con torbellinos de agitación impredecible. Las llamaradas solares explotan con la energía de mil millones de bombas atómicas. Nubes de gas magnetizado (Eyecciones de Masa Coronal o CME) lo suficientemente grandes como para tragar planetas se separan de la superficie de la estrella. Agujeros en la atmósfera del Sol arrojan ráfagas de viento solar que se mueven a millones de kilómetros por hora. Y todas estas cosas pueden ocurrir en un mismo día. A lo largo de prolongados períodos (que abarcan desde décadas hasta siglos), la actividad solar aumenta y disminuye con un ritmo complejo que los investigadores aún están tratando de entender. El “latido” más famoso es el ciclo de manchas solares de 11 años, explicado en muchos textos como un proceso regular y preciso.

El Mínimo de Maunder, demasiadas preguntas y pocas respuestas

Algunos ciclos son intensos, con muchas manchas y llamaradas solares; otros son moderados, con relativamente poca actividad solar. En el siglo XVII, durante el período llamado “Mínimo de Maunder”, el ciclo pareció detenerse por completo durante aproximadamente 70 años y nadie sabe ni encuentra explicación de por qué ocurrió este fenómeno. El actual es otro de esos momentos en que los científicos no tienen demasiados argumentos o explicaciones para esgrimir y admiten que la profundidad del mínimo solar observado durante 2008-2009 realmente tomó por sorpresa hasta a los más escépticos. De este modo, se comprueba cuán lejos estamos aún de predecir la actividad solar y esto constituye un verdadero problema, porque la sociedad humana es cada vez más vulnerable a los incrementos de la actividad solar. La gente moderna depende de una red de sistemas de alta tecnología interconectados para realizar actividades básicas de todos los días. Servicios esenciales como las redes de energía inteligentes, navegación por GPS, viajes aéreos, servicios financieros, comunicaciones de emergencia por radio, entre otros, pueden verse afectados por una intensa actividad solar que no puede predecirse ni mucho menos evitarse.

La predicción solar según la NASA

Según un estudio llevado a cabo por la Academia Nacional de Ciencias (National Academy of Sciences), una tormenta solar, de las que se ven una vez en un siglo, podría causar veinte veces más daño económico que el huracán Katrina. Por lo tanto, “entender la variabilidad solar es crucial”, comentan en el Laboratorio de Investigación Naval (Naval Research Lab), ubicado en Washington DC. “Nuestro modo de vida moderno depende de eso”. Las explosiones solares se dividen en cinco categorías según su intensidad, de menor a mayor: A, B, C, M y X. La A00 (A cero cero) equivale a una radiación de 10 nanovatios por metro cuadrado en la órbita terrestre, valor que se duplica en cada nivel siguiente. En concreto, dieciocho de estas llamaradas observadas en enero eran de “clase C” y otras cuatro, aún más poderosas, de clase M (M8.3, Sunspot 1046). ¿Significa esto que estamos en camino de un nuevo ciclo solar mucho más intenso? Si esto fuese así, podrían generarse graves problemas en la navegación por satélite. En 2003, el Sol entraba en pleno auge del anterior ciclo solar (23), con llamaradas de más de un millón de nanovatios, lo que equivale a la altísima clase X.17. Pero en ese entonces, cualquier sistema de guiado por satélites era apenas un curioso producto de consumo. ¿No sabes cómo es una llamarada solar? Observa el siguiente video:

El Observatorio de Dinámica Solar (Solar Dynamics Observatory, SDO), cuyo lanzamiento se realizó con éxito el pasado 9 de febrero de 2010, está diseñado para explorar la variabilidad solar de una manera diferente a cualquier otra misión en la historia de la NASA. Observará al Sol más rápido, con mayor profundidad y con mayor detalle que anteriores observatorios, rompiendo las barreras de tiempo y nitidez que han bloqueado durante muchos años el progreso de la física solar. Los científicos afirman que el SDO va a transformar nuestra visión del Sol y esta revolución comienza con la fotografía de alta velocidad. El SDO capturará imágenes del Sol con calidad IMAX, cada 0.75 segundos, usando un banco de telescopios de múltiples longitudes de onda llamado Generador de Imágenes Atmosféricas (Atmospheric Imaging Assembly, AIA). A modo de comparación, observatorios anteriores han tomado imágenes cada pocos minutos, en el mejor de los casos, con resoluciones como las que se encuentran en la Web.

El SDO observará al Sol en longitudes de onda donde nuestra estrella es más variable, esto es, en el ultravioleta extremo (UVE). Los fotones en el UVE son los equivalentes de alta energía de los rayos UV (ultravioletas) que causan quemaduras de sol en la piel. Afortunadamente, nuestra atmósfera bloquea los rayos solares en la región de los UVE; de lo contrario, un día en la playa podría ser fatal. En el espacio, la emisión de rayos UVE son fáciles de detectar y podría decirse que es el indicador más sensible de la actividad del Sol. “Si los ojos humanos pudieran ver las longitudes de onda en el UVE, nadie dudaría de que el Sol es una estrella variable”, dice Tom Woods, de la Universidad de Colorado, en Boulder.

Durante una llamarada solar, la producción de radiación en el ultravioleta extremo del Sol puede variar por factores de cientos a miles en cuestión de segundos. Los aumentos en la cantidad de fotones UVE calientan la atmósfera superior de la Tierra, provocando de este modo que la atmósfera se “infle” y arrastre hacia la Tierra los satélites ubicados en órbitas bajas. Los rayos UVE también rompen átomos y moléculas y crean así una capa de iones en la atmósfera superior que puede perturbar seriamente las señales de radio. De acuerdo con la opinión de Judith Lean, “el UVE controla el medio ambiente de la Tierra en toda la atmósfera arriba de los 100km, aproximadamente”.

“En el UVE es donde está la acción”, concuerda Woods. El SDO lleva consigo un sensor de rayos UVE llamado Experimento de Variabilidad del UVE (EUV Variability Experiment, “EVE“). “El EVE nos da la más alta resolución temporal (0.75 seg) y la mayor resolución espectral (< 0,1 nm) que hemos tenido para medir el Sol, y las tendremos disponibles las 24 horas del día, durante los 7 días de la semana”, dice. “Esta es una enorme mejoría respecto de las misiones anteriores”. Woods espera que EVE revele con qué velocidad puede cambiar el Sol y que sorprenda a los astrónomos con el tamaño de los estallidos. EVE, AIA y HMI: durante los próximos cinco años, el Observatorio de Dinámica Solar usará estos instrumentos con el fin de definir nuevamente a nuestra estrella y su potencial de variabilidad. Debemos estar atentos a los descubrimientos que el SDO nos entregará, revolucionando quizás todas las teorías hasta ahora conocidas de nuestro astro Rey.

Datos del SDO y sus instrumentos

Resultado del 2do Parcial

4to 3

4to 4

4to 5

4to 6

4to 7

Nota

Nota

Nota

Nota

Nota

1

9

1

  

1

10

1

  

1

0

2

12

2

8

2

10

2

  

2

0

3

7

3

7

3

9

3

9

3

8

4

9

4

1

4

5

4

  

4

0

5

12

5

5

5

3

5

10

5

7

6

0

6

8

6

8

6

  

6

7

7

12

7

0

7

12

7

9

7

9

8

2

8

  

8

7

8

12

8

7

9

12

9

  

9

10

9

5

9

9

10

12

10

9

10

10

10

  

10

7

11

9

11

  

11

0

11

  

11

12

12

9

12

  

12

12

12

10

12

9

13

6

13

  

13

6

13

  

13

0

14

9

14

  

14

12

14

8

14

7

15

8

15

12

15

11

15

12

15

0

16

12

16

11

16

10

16

9

16

9

17

10

17

9

17

7

17

12

17

4

18

9

18

7

18

1

18

10

18

12

19

4

19

7

19

5

19

3

19

8

20

12

20

9

20

4

20

  

20

12

21

8

21

  

21

7

21

4

21

12

22

  

22

9

22

  

22

8

22

  

23

6

23

8

23

10

23

8

23

8

24

9

24

  

24

  

24

  

24

12

25

8

25

8

25

1

25

5

25

7

26

10

26

5

26

2

26

7

26

7

27

8

27

8

27

4

27

  

27

0

28

12

28

11

28

10

28

  

28

11

29

8

29

  

29

5

29

10

29

9

   

30

  

       

30

0

               

31

  

Por: Ariel Palazzesi

Luego de esperar algunas semanas por los resultados definitivos del “experimento LCROSS”, la NASA ha confirmado que han encontrado “una cantidad significativa de agua en la Luna”. Parece que, finalmente, el castañazo que se pegó la sonda en el cráter Cabeus dió sus frutos, y que como resultado del impacto estamos en condiciones de afirmar que hay agua en nuestro satélite.

Sin dudas, son buenas noticias: los científicos de la NASA confirmaron que la sonda LCROSS, enviada por la Agencia Espacial estadounidense (NASA) a la Luna y que terminó su misión estrellándose sobre ella, “halló una cantidad significativa de agua en el satélite terrestre”. Anthony Colaprete, investigador principal de NASA, brindó una conferencia de prensa en la que confirmó lo que ya se rumoreaba en los círculos científicos. “En efecto, sí, hemos encontrado agua en la Luna”, fueron sus palabras.

La cantidad de agua podría constituir “una reserva récord dentro del sistema solar.”

El nueve de octubre pasado se produjo el impacto de la sonda LCROSS contra un cráter típico de la superficie lunar,  conocido como Cabeus, con la finalidad de crear una pluma de polvo lunar que permitiese a los especialistas analizar el contenido de agua que podría tener la superficie de la Luna. Luego de analizar los resultados durante más de un mes, los científicos de la NASA pueden afirmar que dentro del cráter en cuestión existen “cantidades significativas” de agua. Concretamente, se estima que existen unos 90 litros de agua en el cráter elegido para el castañazo.

Estos resultados, y a pesar de lo poco que puedan parecer 90 litros de agua, suponen una excelente noticia. Significa, ni más ni menos, que los futuros exploradores podrían establecer una base permanente en la Luna sin preocuparse por el transporte de agua desde la Tierra. Los científicos creen que la cantidad de agua, en forma de hielo y que se ha ido acumulado durante miles de millones de años, constituye “una reserva récord dentro del sistema solar.” según Peter H. Schultz, un profesor de ciencias geológicas en la Brown University que participó de los resultados obtenidos durante la misión, “tenemos algo más que olor,” la existencia de agua en la Luna “se demostró con este impacto”. Sin dudas, es una muy buena noticia.

Extraido de NeoTeo

02 de noviembre de 2009.

La astrónoma Carolyn Porco, del Instituto de Ciencias Espaciales situado en Boulder, Colorado y miembro del equipo científico de imágenes de la sonda espacial Cassini, reportó el descubrimiento de un nuevo satélite de Saturno, girando dentro del anillo B.

La Unión Astronómica Internacional, IAU, en su circular IAUC 9091, certificó el descubrimiento, el cual se realizó analizando imágenes obtenidas por la sonda espacial Cassini, el pasado 26 de julio del presente año.

El nuevo satélite, denominado provisionalmente S/2009 S1, mide unos 300 metros y su órbita se extiende a unos 117.000 Kilómetros de Saturno.

Con este descubrimiento, Saturno alcanza los 62 satélites y se ubica a apenas uno del gigante Júpiter.

El cuadro actual de satélites en el Sistema Solar es:

Planetas.

Tierra: 1.

Marte: 2.

Júpiter: 63.

Saturno: 62.

Urano: 27.

Neptuno: 13.

Total: 168.

Planetas Enanos.

Plutón: 3.

Eris:1.

Haumea: 2

Total: 6

Fuente: Jesús Guerrero. ALDA/LIADA.

Por: Ariel Palazzesi

Las Leónidas es una lluvia de meteoros que se produce cada año entre el 15 y el 21 de noviembre. Tiene su origen en el polvo que ha dejado el cometa Tempel-Tuttle a lo largo de los milenios, que se quema al ingresar a la atmósfera de la Tierra cuando esta cruza su órbita. Cada 33 años, las Leónidas muestran un pico de actividad, y se espera que en 2009 podamos ver caer más de 500 meteoritos por hora. Si bien su pequeño tamaño no supone ningún peligro, bien vale la pena pasarse una noche en vela solo por los trazos rojizos que dejarán en el cielo nocturno.

Seguramente alguna vez has visto lo que muchos llaman “una estrella fugaz”. A pesar de su nombre, estos bólidos nada tienen que ver con las estrellas: son simplemente pequeños fragmentos de polvo espacial que se queman al hacer un –muy– rápido ingreso a la parte superior de la atmósfera terrestre. En una noche despejada es bastante fácil -si se tiene la paciencia suficiente- lograr ver uno o dos de estos pequeños meteoritos. Sin embargo, hay fechas en la que su número es muy elevado. ¿Por qué sucede esto? Fácil: hay momentos en que la órbita de la Tierra atraviesa el polvo que algún cometa ha ido dejando a lo largo de su órbita. Los cometas van “perdiendo” parte de su material a medida que se desplazan en sus órbitas, sobre todo cuando se encuentran relativamente cerca del Sol. Esto se debe al calor que funde los fragmentos de hielo que se encuentran en su cabeza, generando gases y desprendiendo millones de pequeños pedazos de roca que conforman su “cola”. Todo ese polvo “ensucia” el espacio y, cuando tenemos la suerte que la Tierra pase por ese sitio, se producen verdaderas “lluvias de estrellas”.

Leónidas sobre Ayers Rock, Australia, en 2001

En el caso de las Leónidas, el polvo en cuestión pertenece a un viejo conocido de los astrónomos, el cometa Tempel-Tuttle. Fue el astrónomo norteamericano H.-A. Newton quien demostró, en 1864, que las brillantes lluvias de estrellas que habían sido descritas por historiadores a lo largo de los últimos 1000 años -en 902, 931, 934, 1002, 1101, 1202, 1366, 1533, 1602 y 1698- tenían su origen en el polvo desprendido de este cometa. A pesar de que cada año la Tierra atraviesa su órbita, cada 33 años se produce una lluvia mucho más espectacular, en la que se pueden contar incluso varios miles de meteoros por hora. Esto se debe a que la distribución del polvo a lo largo de la órbita no es uniforme, y cuando atravesamos un sitio en el que es más denso tienen lugar “lluvias” más espectaculares. Por ejemplo, el 13 de noviembre de 1833 la costa oeste de Estados Unidos se mantuvo iluminada durante más de seis horas debido a las Leónidas. El espectáculo comenzó poco antes de la medianoche, y un testigo declaró que “su número era como la mitad de los copos de nieve que se observan durante una nevada”. A lo largo de las seis horas se registraron más 240.000 meteoros.

El polvo que genera las Leónidas proviene del cometa Tempel-Tuttle.

El ciclo de 33 años se debe a que cada esa cantidad de pasadas, la Tierra atraviesa la órbita del cometa en un sitio en que este se encontraba en su perihelio. Desde el primer registro obtenido en el año 902, las fechas anuales han ido avanzando lentamente. Hace 1000 años las Leónidas tenían  su máximo el 12 de octubre; en 1202, se habían “corrido” al 19 de octubre; en 1799 se producía en la noche del 11 al 12 de noviembre. Y, en la actualidad, pueden observarse estelas desde el 15 hasta el 21 de noviembre, alcanzando un máximo de intensidad el 18 de noviembre.  Los astrónomos del Instituto Tecnológico de California (Caltech) y la NASA ya han anunciado que este año se espera que el espectáculo de las Leónidas sea uno de los más importantes del siglo. En parte, el pronóstico se debe a que el año anterior se produjo un significativo aumento en el número de estrellas fugaces Leónidas, que quebró una sucesión de varios años de lluvias poco espectaculares.

La noche del 17 de noviembre de 2009 esperamos que las Leónidas produzcan más de 500 meteoros por hora”, dice Bill Cooke de la NASA. “Será un despliegue muy intenso”, asegura.  La Tierra atravesará los desechos polvorientos que el cometa arrojó hace más de quinientos años, en 1466. El año pasado nadie esperaba que esta órbita tan antigua produjera una tormenta tan fuerte, pero lo hizo. Los modelos informáticos, como el elaborado por Jeremie Vaubaillon de Caltech, prevén para este año un número aun mayor de impactos. “Tengo un programa de ordenador que calcula las órbitas de los desechos que originan las Leonidas”, explica. “Hace un buen trabajo, incluso prevé encuentros con muy antiguas corrientes de desechos como la de 1466”. Según el experto, el 17 de noviembre de 2009, la Tierra pasará a través del flujo de 1466, pero esta vez más cerca del centro. Basándose en el número de meteoros observados en 2008, Vaubaillon estima que como mínimo deberíamos poder ver “unas 500 o más Leónidas por hora durante unas pocas horas pico, centradas en las 21 horas 43 minutos tiempo universal.

Debes mirar hacia la constelación de Leo.

Las horas comprendidas entre la noche y el amanecer del 17/18 de noviembre serán las más interesantes. Además, la Luna Nueva del 16 de Noviembre nos asegura cielos perfectamente oscuros, algo que siempre ayuda en estas observaciones. El color de estos meteoros será rojizo, y con frecuencia dejarán tras sí una estela de color verde que podrá verse durante unos pocos segundos. Si dudas, las Leónidas proporcionan un espectáculo digno de ver, y el de este año promete ser especial. Si vives en una ciudad muy grande e iluminada, ya puedes ir haciendo planes para acampar lejos de ella, y disfrutar -si es con una buena compagina, mejor- de las Leónidas más espectaculares del siglo. ¿Te apuntas?

Original: NeoTeo